11.19.2010

Pse.

Creo que recuperar el término "subnormal" para hacer referencia a casos desviados de la norma como Sostres o Dragó (lo siento mucho, pero este hombre siempre me pareció un fantasma) es acertado, no como alusión a padecer una enfermedad mental, sino como un defecto estadístico evitable, esto es, personas que, de haber nacido en otro tiempo y/o en otras circunstancias, les hubiesen tratado como se les trata a los gilipollas de bar, de esos de los que se escapa y uno se ríe por no llorar, para acabar solo en un piso de mierda, ahogando sus penas porque nadie les comprende, mientras se mesan los pocos pelos de su cabellera engominada, mirándose a la cara en el espejo esperando ver ese atisbo de mediocridad tan esperado...
Publicar un comentario