8.17.2007

Sin título, por Rafa.

16/08/2007

Sin título.

Había pasado la noche durmiendo en camas separadas con su propia conciencia y ahora, asomado a un desayuno con extra de malas noticias descubría que los brazos de ella no tenían hoja de reclamaciones. Y en una mano un café de color ojos cerrados y en la otra un periódico infestado de noticias locales. Demasiado feo como para no saber de amor, había dicho, y desde el ojo de la cerradura de su escote ya no se veía nada.

Y no llovía ni había hojas secas tiradas por el suelo ni sonaba un blues por la ventana ni la sombra de los zapatos de ningún inspector de policía podía verse por debajo de la puerta. Demasiada literatura. Es jueves y punto, en un pueblo con playa y con la autopista a dos minutos de ese apartamento. Las cosas son como son solía decir su amigo.

Y la rutina despertó con la cabeza apoyada en los buzones del portal, cansada de esperar. Un hasta luego y en qué bolsillo metería ayer las llaves del coche. Media hora, un peaje y de vuelta a la cama. Móvil sin cobertura, adiós problemas.

Publicado por Rafa. Su web: http://rafalorenzoperez.spaces.live.com/
Publicar un comentario