10.31.2013

Anotaciones de Cabo Verde 1.

Anotaciones sacadas de la libreta que no fueron publicadas en las entradas principales.
Antes del capítulo A modo de epílogo.

Fortuna es un hombre enjuto, que no tiene los dientes incisivos superiores y cuando se ríe, que lo hace muya a menudo, los muestra como sin importarle demasiado. Fortuna tiene 56 años, y ha vivido media vida en Lisboa, trabajando en cafeterías y restaurantes. Cuando se cansó de la rapidez frugal de la vida europea, se volvió con sus ahorros a Cabo Verde. Suelo encontrármelo en alguna calle del Plateau de Praia hablando con algún periodista, hablando de la vida y de su gente. Dice que la gente le habla porque da confianza, porque él no pide ni suplica ni exige, sólo intenta echar una mano y ganarse algo a cambio. Siente predilección por el gremio de la comunicación porque ayudó a uno en Portugal, cuando apenas era un chaval, dándole de comer, al periodista y a su novia, porque no tenían dónde caerse muertos. Tienes que contar nuestra historia, tienes que contarla. Hay muchos de nosotros que no lo pasamos bien, y tú tienes que contar nuestra historia. Entre comida y comida, Fortuna observaba cómo caía el joven periodista. Hasta que decidió contarla. Hizo varios reportajes. Y no lo volvió a ver en unas semanas.

Cuando regresó, le dijo que quería la botella de whisky más cara del restaurante, y la comida más cara que había en la carta. Y le dejó una propina de varios cientos de euros. Fortuna, he ganado un premio internacional. Y te lo debo todo a ti.

El joven periodista ya no lo fue tanto, y Fortuna vuelve a su tierra, y va tirando trapicheando maría, lo suficiente para no tener que pedirle dinero ni a su hija ni a su madre. También me nombró al portugués de su historia, pero no sé por qué, lo borré de la memoria. Quizá porque no era lo importante. Lo importante era Fortuna.
Publicar un comentario