11.15.2007

Esos comentarios insustanciales.

[...] ¿Pero sabes lo que pasa? Que el mundo nunca ha sido libre, y la gente es muy subnormal y, con mucha más frecuencia de lo que tú te crees, mezclan su "libertad" con la libertad. Ya sé, que es un tema complicado, que podríamos pasarnos horas debatiendo sobre lo mismo para no llegar a nada. Tú escúchame, cojones, tú escúchame a mí, por favor.[...] Que sí, que está claro que todos somos influenciables. Unos más y otros menos. Vale, pero no me dirás que con lo que tú has visto, que has visto mucha más mierda que yo, te recuerdo, con lo que tú has visto no estarás de acuerdo conmigo en que la gente, la mayoría de la gente es muy superficial, o, espera, mejor dicho, es muy imbécil, muy hueca,[...] Pues a eso mismo me refiero. Joder, pues claro. ¿Es que no lo ves? Todos los putos días te encuentras en tu curro al típico cagamandurrias que viene a tocar los cojones en plan que, no joder, me refiero a que, a demás de contarte sus penas van y luego como que te ayudan en tu trabajo, sí, sí, como si supiesen de qué cojones va el tema. Pues por eso me cabreo. Que no entiendo cómo puedes aguantar tanta chapa y aun encima reírles las gracias. Pues no me jodo, no me da la gana.[...] Pero, hostia, vamos a ver. Llevas unos años que parece que saben los demás más que tú. Joder. ¿Cómo que no? Si el último artículo que escribiste , cuando escribiste el último artículo ese del viaje a Darfur, sí, ese mismo, pues que al día siguiente tuve que aguantarte en secretaría a un mamón que venía a decirme que sí, oyes, que la tipeja esta no tiene ni idea, porque no se cree que la gente viva en esas condiciones, y al rato aparece otro alabándote y poniéndote por las nubes. Sí, pero es que cualquiera de los dos me vale para inflarles la boca a hostias. ¡Pero cómo que no! ¿Que soy qué? O sea, ni uno ni otro tienen zorra idea, y me vienen en plan ayúdame que soy un pobre niñito triste y me quiero cortar las venas porque el mundo es una mierda. ¡Pero venga! Búscate un trabajo, gilipollas, y déjate de tanta mierda y tanta vagancia, joder. Además que vienen con comentarios insustanciales del todo, en plan eres blanca como la mierda seca de perro y negra como la mierda fresca de perro. ¡Pero te quieres mojar, por el amor de Dios! A ti qué cojones te han enseñado en el colegio... ¿a poner carita triste mientras venga otro y te dé de comer? [...] Me cago en la puta madre que los parió a todos.

Fin de la comunicación.
Publicar un comentario