5.08.2007

Petardo strikes back.

Ni yo mismo me creo lo que me cuento todos los días sobre la desaparición de mi anterior espacio virtual. Porque me gustaba. En serio, la mierda esa me gustaba. No ya por escribir y desfogarme a gusto, así como cuando giñas con todas las de la ley, y aun encima el zurullo cae raseando de forma que no choque contra el agua y ésta no te salpique el ojete. Era, resumiendo, algo límpido, reluciente. Y todo eso a pesar de la infumable temática y del paupérrimo estilo que poseía -suponiendo que lo tuviese-. Pero me gustaba. Y en un arrebato de cansancio, pesadumbre y desazón, le di a la teclita de eliminar y a la mierda con todo. He de deciros, los pocos que seguíais mis andaduras mentales, que lo que más me pesa es no haberme despedido de vosotros. Así que, sintiéndolo mucho, vuelvo a la carga con un tono de humor diferente, reconociendo otras naturalezas humanas igual de válidas que las pasadas, con la misma indiferencia y mala hostia de siempre, nuevas metas y nuevos propósitos. Sí, ya va la duodécima vez que intento cortarme las venas pero, como diría el maestro Mike, ¿y lo que nos reímos?
Publicar un comentario